Skip to main content

Sobre nuestros

Schnauzer miniatura

Breve resumen histórico

Como en otras muchas razas, sus orígenes son difíciles de aclarar; lo que sí parece estar claro es que se inició a mediados del siglo XIX en Alemania partiendo de ejemplares de schnauzers medianos que se cruzaban con ejemplares de otras raza más pequeña, y de los que se fue seleccionando un perro pequeño que exteriormente y en sus características esenciales se pareciera a sus hermanos más grandes, el Schnauzer mediano y gigante y que se destinaba para combatir los roedores que frecuentaban las granjas y también para avisar de la presencia de extraños.

Temperamento

El schnauzer miniatura se tiene bien ganado el sobrenombre de “pequeño gran perro”. Toda aquella persona que haya tenido un ejemplar de esta raza sabe a lo que me refiero. Su estructura física elegante, se completa con unas cejas triangulares y unas barbas que lo hacen especial y reconocible. Su carácter seguro, cuando tiene que serlo, se combina con ese punto de juguetón y activo y destaca la versatilidad de su temperamento, que le permite ser un perro familiar, al mismo tiempo que un deportista, o un ejemplar de trabajo en distintas disciplinas e indudablemente, su aspecto externo y su actitud contribuyen a que sea una raza muy valorada en las exposiciones caninas de belleza.

Otro plus de esta raza es el no perder pelo ni sufrir gran descamación de su piel, por lo que con un adecuado mantenimiento de pelo e higiene no produce alergias.

Lo que destaca del “mini” actual es la versatilidad de su carácter que se adapta perfectamente a las características de sus propietarios. Pueden ser una perfecta compañía de personas mayores o enfermas, mostrando un temperamento paciente y cariñoso, mientras que en otros casos con dueños aficionados al deporte y a la actividad física, se muestran activos y siempre dispuestos a correr a su lado, o a largas caminatas en la naturaleza. Tampoco podemos olvidar sus dotes para actividades como la obediencia o el Agility, como así lo demuestran y han demostrado varios de nuestros ejemplares.

Si se le educa adecuadamente, se muestra sociable con otros congéneres, no siendo agresivo, pero tampoco sumiso ni miedoso. Son disciplinados, limpios, y siempre dispuestos a agradar y llamar la atención de sus propietarios, lo que le hacen ideales como compañeros de niños, que dadas estas características y su tamaño, permiten a un menor, ocuparse sin problema del paseo diario, de su mantenimiento e higiene y de establecer una relación emocional muy beneficiosa para ambos.

Por todo lo expuesto podemos decir que es una raza ideal para la compañía, aunque no debemos obviar sus facultades como guardián dispuesto a avisar inmediatamente de la presencia de un extraño.

Morfología

En cuanto al aspecto general, el schnauzer miniatura, debe ser un perro fuerte, vigoroso pero elegante. Sin ser pesado, ni tosco, ni tener síntomas de enanismo. Al primer vistazo nos debe dar sensación de fuerza y elegancia siendo una raza de talla pequeña.

  • Su estructura debe ser cuadrada, el decir, que el largo de su cuerpo coincida con su altura medida hasta la cruz.
  • La cabeza marca su aspecto inconfundible:
    • El cráneo debe ser fuerte y alargado, con el occipucio poco marcado.
    • La cabeza debe corresponder a la fuerza general del perro.
    • La frente es plana y paralela con la caña nasal, sin arrugas.
    • La depresión naso-frontal (stop), bien marcada debido a las cejas.
    • La trufa bien desarrollada con ventanas bien abiertas y de color negro.
    • El hocico termina en forma de cuña truncada.
    • La caña nasal es recta y los belfos negros, se apoyan firmes y planos sobre los maxilares.
    • La comisura de los labios es cerrada.
  • El maxilar superior e inferior deben ser poderosos y la mordida en tijera. Esto es que los dientes superiores cierren por fuera de los inferiores.
    • La dentadura fuerte, consta de 42 piezas limpias y blancas.
    • La musculatura de la masticación está fuertemente desarrollada sin que por esto, exageren las mejillas y estropeen el aspecto rectilíneo de la cabeza (con la barba).
  • Los ojos serán de tamaño medio, ovales, direccionados hacia delante, oscuros y con aspecto vivaz. Los parpados adherentes.
  • Las orejas estarán dobladas y caídas, de inserción alta, en forma de “V” y sus bordes internos descansarán sobre las mejillas.
    • El porte de las orejas es simétrico; están dirigidas hacia delante en dirección de la sien.
    • El pliegue paralelo no debe sobrepasar la línea superior del cráneo.
  • La nuca será acorde a la fortaleza del perro, musculosa y noblemente arqueada.
    • El cuello se desliza armónicamente hacia la cruz. Fuertemente insertado, es estrecho, con porte noble, lo que contribuye al aspecto pujante y elegante.
    • La piel de la garganta es adherente y sin papada.
  • En cuanto al cuerpo, el estándar indica que la línea superior debe ir descendiendo levemente desde la cruz hacia atrás. De manera que el perro posado con los miembros rectos, debe presentar una espalda corta y firme y en descenso hasta la implantación de la cola.
    • El lomo será corto, fuerte y profundo.
    • La distancia desde la última costilla hasta la cadera es corta de modo que el perro aparezca compacto. Lo que denominamos riñón corto.
  • El pecho es moderadamente ancho, de corte oval, profundo hasta los codos. El antepecho está especialmente marcado por la punta del esternón.
  • En cuanto a la línea inferior, se indica que los flancos no deben ser excesivamente recogidos de manera que junto a la parte inferior del tórax forman una línea armónica y ondulada.
  • La cola natural, en los ejemplares que hayan nacido tras la prohibición de su corte, y siendo el objetivo conseguir que sea en forma de sable o de hoz.
  • En el punto en el que se refiere a las extremidades, se indica que los miembros anteriores vistos de frente, deben ser vigorosos, rectos y colocados no demasiado juntos.
    • Los antebrazos vistos de costado son rectos.
    • Los hombros, con las escápulas firmemente apoyadas sobre el tórax.
    • Bien musculada a ambos lados de la espina del hueso, sobresale por encima de las vértebras de la columna en su tramo torácico. Lo más posible inclinada y bien echada hacia atrás, forma un ángulo de 50° con la horizontal.
    • El brazo, bien pegado al cuerpo, fuerte y musculoso; forma con la escápula un ángulo de más o menos 95º hasta 105º.
    • Los codos estarán bien ajustados, no girados ni hacia fuera ni hacia dentro.
    • El Antebrazo: Recto visto desde cualquier lado, fuertemente desarrollado y bien musculado.
    • El carpo, fuerte y estable y su estructura apenas se destaca de la del antebrazo.
    • El metacarpo, recto visto de frente; de perfil ligeramente oblicuo respecto al suelo; fuerte y ligeramente elástico.
    • Los pies anteriores, cortos y redondos, dedos apretados unos a otros y arqueados (pies de gato); uñas cortas y de color oscuro y almohadillas fuertes.
    • Los miembros posteriores vistos de perfil oblicuos; desde atrás, se ven paralelos y no demasiado juntos.
    • El muslo, moderadamente largo, ancho y fuertemente musculado.
    • La rodilla, no debe estar girada ni hacia dentro ni hacia fuera.
    • La pierna, larga y fuerte, tendinosa, continuándose en un poderoso corvejón, que será bien angulado, fuerte, firme, no girado ni hacia dentro ni hacia fuera.
    • El metatarso: Corto y perpendicular en relación al piso.
    • Los pies posteriores con dedos cortos, arqueados y apretados unos a otros y con uñas cortas y negras.
  • Un movimiento correcto es muy importante porque es la consecuencia de que el ejemplar posee una estructura correcta, y deberá ser elástico, elegante, ágil, libre y con buena cobertura de terreno.
    • Los miembros anteriores se estiran lo más posible hacia delante y los posteriores proporcionaran la potencia necesaria.
    • El anterior de un lado y el posterior del otro lado se desplazan simultáneamente hacia delante.
    • Los ligamentos y articulaciones son firmes.
  • En cuanto al manto el estándar indica que el pelaje debe ser duro y tupido y estar compuesto por una tupida lanilla interna, que se denomina subpelo y cuya misión es abrigar, y por otra corta capa externa, propiamente el pelo, cuya misión principal es la de proteger y no debe ser demasiado corta, estando formada por pelos duros y bien pegados en todo el cuerpo, de largo suficiente, como para poder comprobar su textura, ni hirsuto ni ondulado y el pelo en los miembros tiende a no ser tan duro.
    • En la cabeza y en las orejas es corto. Características típicas son, en el hocico, la barba, que no debe ser demasiado blanda y las cejas tupidas que hacen sombra a los ojos.
  • Los colores admitidos en el schnauzer miniatura son el negro puro con lanilla interior negra, el sal y pimienta, el negro y plata y el blanco puro con lanilla interior blanca. Para los sal y pimienta, el objetivo de la cría es obtener un tono medio con igual distribución de color pimienta bien pigmentado con lanilla interior gris. Se admiten tonalidades que van desde el oscuro gris acerado hasta el gris plata. Todas las variedades de color deben tener una máscara oscura que subraya la expresión y que está en armonía con el color de la tonalidad respectiva.
    • Para los negro y plata el objetivo de crianza es obtener una capa externa de pelo negro con lanilla interior negra, manchas blancas sobre los ojos, en las mejillas, en la barba, en la garganta, en el antepecho dos triángulos simétricamente ubicados, en los metacarpos, en los pies, en la cara interna de los miembros posteriores y en la zona perineal. La frente, la nuca y los lados exteriores de las orejas deben ser negras, lo mismo que el pelo de la capa externa.